lunes, 31 de octubre de 2016

Love Actually

Otro día de los que me encontraba en la playa con mis amigos decidimos ver la mejor película de amor por excelencia: Love Actually. Unos cuantos la veíamos ya por quinta vez y otros la conocieron en ese momento, sin duda es una película que no decepciona y que nos ofrece lo que de ella se espera.

Con un reparto de lujo consiguieron lo que no pudieron con Movie 43, una película de éxito. Protagonizada por actores más que famosos, la película nos cuenta varias historias centradas en un personaje y su situación con el amor. No es para nada un largometraje pegajoso y rosa, con situaciones imposibles ni con una trama dirigida a adolescentes, ni mucho menos, es una película que te llena de felicidad y consigue hacerte reír y llorar, una película que consigue hacer llegar el sentimiento de amor a cualquiera que la vea.

Protagonistas de este largometraje son Alan Rickman (Severus Snape en Harry Potter), Liam Neeson (Bryan en Venganza o el Monstruo en Un monstruo viene a verme), Hugh Grant (Nothing Hill, El diario de Bridget Jones), Colin Firth (El discurso del rey), Keira Knightley (Begin Again, Piratas del caribe), Emma Thompson (La niñera mágica, Al encuentro de Mr Banks), Andrew Lincoln (Rick Grimes en The Walking Dead) y Bill Nighy (Piratas del caribe, El exótico hotel Marigold), un agradable reparto que no decepcionará.  

   Me encantó cuando la vi por primera vez y me seguirá gustando viéndola cien veces más. No consigo pensar en ninguna crítica negativa, excepto, tal vez que es una película típica de las que suelen echar en la televisión por navidad, aun así, no tiene nada que envidiar a esas películas románticas navideñas pues en sus más de dos horas de duración consigue despertar en el espectador un maravilloso sentimiento de felicidad y amor.

lunes, 24 de octubre de 2016

The Purge: Election Year

Una noche de vacaciones estando en la playa, mis amigos y yo decidimos ir al cine y surgieron disparidades: unos querían ver la romántica Antes de ti, y el resto optábamos por una de miedo, Expediente Warren 2: El caso Enfield o The Purge: Election Year. Al final nos dividimos en dos grupos y los que quisimos ver una película de miedo hicimos una muy mala decisión…

Una película que parecía ofrecer lo mismo que las dos anteriores, al final no lo hizo. Una historia sosa y aburrida que no sorprende en ningún sentido.

La película comienza contando varias historias separadas que en la noche de la Purga anual se entremezclarán, creando así la “trama interesante” de la película; este es un recurso que ya hemos visto en varios largometrajes y que en este caso parece demasiado forzado y más aún después de haber visto las dos que le preceden.

Tras haber perdido el factor sorpresa de la primera película, las secuelas no parecen superar el thriller misterioso y la acción de las anteriores. En cambio, la historia, a pesar de ser algo aburrida, no deja de ser interesante al permitir que los altos cargos también se encuentren bajo las mismas normas de la Purga que el resto de la gente.

Lo único que me gustaría resaltar es el papel de Frank Grillo, interpretando a Leo Barnes, guardaespaldas de la senadora, el cual me impresionó y fue el único personaje que parecía ser más interesante y mejor construido.

Una película lenta, algo aburrida, con ciertas escenas innecesarias, pocos sustos, poca tensión y poco para recordar. Si la recomiendo es para verla con amigos en alguna casa y echaros unas pocas risas, no creo que merezca mucho más que eso.