viernes, 1 de julio de 2016

Zona Spoiler: Gerald, el león marino (Buscando a Dory)


Comienzo esta sección del blog en la que daré mi opinión sobre algunas escenas, personajes o situaciones de películas y que tengan que ver con el universo cinematográfico. Por supuesto estas entradas contienen spoilers (información que puede destripar una película en el caso de que no la hayas visto) así que sugiero haber visto la película antes de leer nada de esta sección, la cual puede incluir información sobre el final o detalles importantes que serían convenientes no conocer antes de verla (perdón por la redundancia pero necesito recalcarlo). Una vez avisados, comencemos:

Buscando a Dory es una película infantil que los adultos también pueden disfrutar, y tales películas suelen tener un mensaje, en este caso: "sigue nadando", no te rindas, sigue intentándolo, lo conseguirás... A lo largo del largometraje encontramos a varios personajes con problemas y que nos demuestran el eslogan de la película, como es el caso de Nemo con su pequeña aleta y que ya vimos su superación en la primera película; Dory con sus pérdidas de memoria a corto plazo que logra superar al final con el curioso método deductivo; Destiny, la tiburón ballena con problemas de vista, el cual logra aceptar y es ayudada por su amigo Bailey, una ballena beluga que cree que su capacidad de eco-localización no funciona hasta que al final consigue resolver su problema; Becky, un colimbo extraño y diferente al resto que nos saca algunas risas y, a pesar de su condición, adquiere un papel fundamental en la película; y al fin llegamos a Gerald, un león marino que no puede hablar y cuya única ilusión es hacerse con la roca sobre la que descansan Fluke y Rudder (otros dos leones marinos), consiguiendo al final estar sobre ella.



En la historia de Gerald se abre un abanico de posibilidades tanto buenas como malas que me gustaría compartir:

En primer lugar empecemos con la historia feliz. A Gerald, un pobre león marino que solo quiere estar encima de la roca, no se le deja estar en ella y cada vez que intenta subirse, Fluke y Rudder le gritan y el pobre Gerald debe salir de allí, esta situación se repite hasta cuando los dos leones marinos deciden irse y le dejan la roca libre a Gerald, el cual, feliz de estar en ella, toca repetidas veces la superficie con sus aletas. La escena post-créditos la podemos ver desde dos perspectivas: Gerald convive en la roca con Fluke y Rudder o Gerald se ha colado en la roca sin que los otros dos se dieran cuenta. Al fin y al cabo, consigue la roca.

En segundo lugar, encontramos una historia algo más oscura en la que Fluke y Rudder son unos egoístas que quieren la roca para ellos solos y cuando Gerald quiere subirse a ella le gritan y el pobre tiene que abandonarla, presenciando de este modo una clara escena de bullying, el cual adquiere mayor protagonismo al presentar a un personaje como Gerald que parece no poder hablar (y por lo tanto no puede defenderse) y parece tener un problema genético (como se puede observar en su uniceja, su ojos siempre abiertos mostrando sus globos oculares enteros, su permanente sonrisa, así como la forma de actuar). Cuando Fluke y Rudder abandonan la roca le dicen a Gerald que no se acostumbre, es decir, Gerald puede estar en la roca si los otros dos leones marinos le dejan estar en ella. En ambos casos el deseo de Gerald de estar en la roca se cumple pero el desarrollo desde A (el deseo de querer la roca) a Z (conseguir la roca) es diferente en función de la perspectiva en la que se interprete.



Esta historia de Gerald se puede considerar otra historia más de superación, al igual que Nemo, Dory, Destiny y Bailey, en la que este león marino a pesar de no tener los medios suficientes para apoderarse de la roca por su cuenta, al final la consigue a su manera.

Centrémonos ahora en la perspectiva negativa de la historia. Al ser una gran producción de Disney y Pixar y al ser el protagonista un personaje tan querido y recordado como Dory, mucha gente irá a verla, tanto niños como adultos, de este modo pienso que presentar la escena de Gerald, en la que se puede interpretar que se está produciendo una situación de bullying en frente de nuestras narices y nos reímos de ello, no me parece una buena jugada por parte de Disney y Pixar, por esa razón he tenido que llegar a las conclusiones anteriormente mencionadas y presentar esta escena como una historia de superación al igual que el resto.

Sin embargo, por lo referido anteriormente, los propios niños pequeños pueden llegar a conclusiones erróneas y aunque en un primer momento los veamos divertirse y reírse de Gerald, esa misma situación que sufre el león marino puede llegar a producirse en la vida real, y estos niños (a los que permitimos reírse de un pobre animal que no podía defenderse y al cual sus otros dos compañeros gritaban) podrían reírse en su aula de clase de un compañero tímido o con alguna enfermedad que le haga ser parecido a Gerald (como el Síndrome de Down o el autismo). 

Por esta razón, los padres o cuidadores deben prestar especial atención a estos detalles y explicarles aquellas escenas que pueden entender mal o que puedan hacer que se comporten de forma inadecuada en la sociedad. De esta forma, mediante los comentarios entre padres e hijos después de la visualización de una película se puede lograr un aprendizaje íntegro en el que tanto la película como los propios cuidadores participan en la acción educativa y de esta forma los niños pueden recibir educación por varias vías y no únicamente por la escuela. El contacto con amigos y conocidos, los padres, las películas, las series, los programas de televisión, los juegos de mesa, los videojuegos, los libros, la poesía, las canciones, la música... Todo ello son elementos que hay que tener en cuenta en la educación de los niños y que no pueden pasar desapercibidos, de modo que si en televisión, en alguna película o en la calle los niños observan alguna situación no aceptada en la sociedad (como machismo, acoso escolar, violencia de género...) esta debe ser explicada con claridad y se debe dejar claro lo que está bien de lo que está mal.



Estas son algunas de las páginas en las que se crítica el trato que recibe Gerald, si queréis conocer más información al respecto os dejo los enlaces para que podáis consultarlos:

-Malditas Críticas de Cine (blog)

-The Huffinton Post (diario online, inglés)

-The Daily Beast (diario online, inglés)



No hay comentarios:

Publicar un comentario