miércoles, 27 de julio de 2016

La habitación (Room)

Acostumbrados a películas con historias simples que, a pesar de poder predecir en cierto modo su final, no dejan de sorprendernos, irrumpió en nuestras salas una película de la que difícilmente pocas personas podrán olvidar. Brie Larson y Jacob Tremblay protagonizan una de las mejores películas del año pasado, galardonada a un OSCAR, un BAFTA, y un Golden Globe, entre otros premios.

Una habitación y dos protagonistas. En una primera impresión, y sin haber visto ningún trailer ni la película, puede parecer una algo aburrida pero desde el comienzo hasta el final no deja en ningún momento de sorprendernos. Unos planos que asombran al ser usados en una única habitación, escenas iniciales que hacen que quieras saber más sobre el niño y su madre, una construcción de los personajes perfecta (un niño pequeño muy niño y una joven madre muy madre, ambos increíblemente bien interpretados).

El guión es excepcional, una de las mejores historias originales que se han visto en mucho tiempo, tanto es así que cuando aparecen los créditos finales no puedes levantarte de tu asiento sin más. Si se hiciera un cine-forum, es decir, si se visualizara esta película en una sala o en una clase y después se procediera a una charla o debate sobre ella, los temas que saldrían pueden ser numerosos: la relación entre la madre y el hijo (y a las relaciones de madres e hijos en general), la imaginación, el contacto con la sociedad, el descubrimiento de lo desconocido, la complejidad de las elecciones, y otros muchos temas más escondidos en la película que hacen que este largometraje sea uno de los más interesantes de este año pasado.

viernes, 8 de julio de 2016

Anomalisa

Una madrugada en casa de un amigo que le encanta la animación (pues saber dibujar como profesional) elegí Anomalisa para verla con ellos. En su salón, en ese momento, un ambiente cercano al sueño pero sin dormirnos permitió que nos concentráramos en la película y disfrutáramos de ella. Desde el primer día que vi su trailer (recién estrenado en internet) estaba impaciente por poder verla hasta ahora.

Nos encontramos ante una película animada mediante stop-motion que, a pesar de ser muñecos los que protagonizan la trama, no quiere decir que esté recomendada para menores. Con una edad mínima de 17 años (calificación R), una historia aprovechada al máximo y un acompañamiento musical que sorprende y permite conectar con su trama de una forma increíblemente bien ideada, nos adentramos en la historia de un hombre harto de la ordinariez.

Es difícil hablar de esta película sin decir algo importante de la trama, sin embargo, superando los obstáculos llamados spoilers puedo lograr transmitir una idea general de ella. Diálogos simples pero suficientes, escenarios escasos pero muy cuidados, personajes que conectan con el público, música que hace aumentar la sensación de comodidad viendo la película, colores que hacen sentirte tranquilo y relajado y que se contraponen al argumento, el cual mantiene al espectador atento a la pantalla.

Una película que hace sentir a sus personajes seres humanos de una manera tan natural que sorprenderá a cualquiera que la vea. Si debo decir algo malo no lo encuentro, desde mi punto de vista es genial en todos los sentidos, una obra maestra que nadie esperaba y que me ha logrado enamorar sin esperarlo. Un largometraje original que nadie debe pasar por alto.

lunes, 4 de julio de 2016

Rompe Ralph (Wreck-It Ralph)

Disney ha tratado en sus películas una gran amplitud de temas: desde valores como la solidaridad y la amistad, hasta la violencia y la resolución de problemas así como la felicidad, la igualdad, el respeto por la naturaleza y la fauna, etc. Sin embargo, nunca se había acercado tanto al mundo de los videojuegos como lo ha hecho con este largometraje. Una película recomendada sobretodo para jugadores veteranos y para aquellos que disfrutan con las referencias y los detalles minúsculos en cada escena.

No es de extrañar que Rompe Ralph haya tenido un éxito tan grande tras su estreno, se trata de unas de las pocas películas, por no decir la única, que reúne toda clase de personajes, frases y dibujos referentes a videojuegos, películas, series y a la cultura popular. Poco puedo decir pues solo se me viene a la mente recalcar el magnífico trabajo que Disney realiza con sus fascinantes películas de animación, las cuales enamoran con su colorido y su música, y si a ello le añadimos una historia simple llevada de la mejor manera posible para que nos parezca una maravilla conseguimos un perfecto cuento que suele terminar por llegar a nuestros corazones incluso sin darnos cuenta.

Sin duda, la forma de contar la historia, de escoger a los personajes y de introducir referencias es perfecta, planteando una trama simple que se vuelve algo más compleja durante el transcurso de la película, la cual termina dándonos una hermosa lección. Un largometraje, para niños, jóvenes y adultos, centrado en Ralph (el malo del juego ficticio Repara Félix Jr., basado en el antiguo juego Donkey Kong) y en el que encontraremos varios personajes, los cuales aparecerán a lo largo de la película, presenciando así el desarrollo de cada uno de ellos.

Dioses de Egipto (Gods of Egypt)

Amigos en una casa dispuestos a ver una película y eligen la equivocada, eso me pasó con Dioses de Egipto. Jamie Lannister (Nikolaj Coster-Waldau) y Leónidas (Gerald Butler) juntos en una película presentada en su trailer como una de las grandes sorpresas del verano, sin embargo, no fue así.

Las películas del género fantástico y aventuras suelen ser historias ingeniosas y divertidas que cualquier persona puede disfrutar, como es el caso de La Historia Interminable, un claro ejemplo de película para todas las edades y que cualquier persona puede entender y no llega a aburrir. Otra película de este estilo y más cercana a nuestra época es Adèle y el misterio de la momia, cuya historia e intriga mantiene al público pegado a la pantalla. Cuando las películas están bien llevadas se pueden lograr verdaderas obras maestras que llegan a impresionar.

Un reparto de lujo integrado por los dos principales protagonistas Nikolaj y Gerald Butler, junto a un chico cuya actuación se puede considerar aceptable (Brenton Thwaites) y Geoffrey Rush (conocido por interpretar a Barbosa en Piratas del Caribe y al logopeda Lionel Logue en El discurso del rey) en el papel de Ra. A esto le añadimos un historia de dioses egipcios que luchan contra monstruos y tenemos ya el blockbuster del verano, pero, a pesar de todo, la película no llega ni a la suela de lo que en un principio parece prometer.

El apartado visual, bonito en cuanto a colorido pero muy falso en cuanto a efectos visuales, no logra que se produzca el pacto ficcional característico de las películas que suelen triunfar entre el público, es decir, no aceptamos lo que vemos a pesar de que otras películas anteriormente mencionadas, y también ficticias, las aceptamos y nos involucramos en ella, sin embargo, esta situación no llega a ocurrir del todo en Dioses de Egipto.

viernes, 1 de julio de 2016

Zona Spoiler: Gerald, el león marino (Buscando a Dory)


Comienzo esta sección del blog en la que daré mi opinión sobre algunas escenas, personajes o situaciones de películas y que tengan que ver con el universo cinematográfico. Por supuesto estas entradas contienen spoilers (información que puede destripar una película en el caso de que no la hayas visto) así que sugiero haber visto la película antes de leer nada de esta sección, la cual puede incluir información sobre el final o detalles importantes que serían convenientes no conocer antes de verla (perdón por la redundancia pero necesito recalcarlo). Una vez avisados, comencemos:

Buscando a Dory es una película infantil que los adultos también pueden disfrutar, y tales películas suelen tener un mensaje, en este caso: "sigue nadando", no te rindas, sigue intentándolo, lo conseguirás... A lo largo del largometraje encontramos a varios personajes con problemas y que nos demuestran el eslogan de la película, como es el caso de Nemo con su pequeña aleta y que ya vimos su superación en la primera película; Dory con sus pérdidas de memoria a corto plazo que logra superar al final con el curioso método deductivo; Destiny, la tiburón ballena con problemas de vista, el cual logra aceptar y es ayudada por su amigo Bailey, una ballena beluga que cree que su capacidad de eco-localización no funciona hasta que al final consigue resolver su problema; Becky, un colimbo extraño y diferente al resto que nos saca algunas risas y, a pesar de su condición, adquiere un papel fundamental en la película; y al fin llegamos a Gerald, un león marino que no puede hablar y cuya única ilusión es hacerse con la roca sobre la que descansan Fluke y Rudder (otros dos leones marinos), consiguiendo al final estar sobre ella.

Buscando a Dory (Finding Dory)

Cada miércoles es el día del espectador y por lo tanto las entradas de cine están a un precio razonablemente más barato, de modo que el día anterior una amiga y yo nos aventuramos a salir caminando hacia el mejor cine de la ciudad a pesar del horrible sol que nos acompañaba en esa tarde de junio. A la noche siguiente seis entradas con sus respectivos dueños se dirigían a la sala donde mis amigos y yo íbamos a presenciar una historia tierna y preciosa sobre la vida de Dory. A pesar de los contratiempos iniciales debido a las largas colas de gente en busca de provisiones para comer y beber en el cine, conseguimos disfrutar todos de otra de las maravillas de Disney-Pixar, estudio que hace escasamente un año nos sorprendía con Del Revés (Inside Out) y El viaje de Arlo (The Good Dinosaur).

Terminan los trailers iniciales y empieza Piper: un precioso corto sobre un pequeño pájaro que debe salir de su zona de confort y aprender a sobrevivir en la playa junto a su madre y el resto de pájaros. Seis minutos sin diálogos pero con la maravillosa historia de superación que Buscando a Nemo nos enseñó y Buscando a Dory nos seguirá enseñando.

A rasgos generales, Buscando a Dory es una película nostálgica que nos hace rememorar a sus personajes y sus escenas de la anterior película y nos presenta nuevos personajes a los que cogemos cariño rápidamente. La protagonista principal sin dudarlo es Dory en sus dos vertientes: adulta y pequeña, ambas nos muestran el mismo mensaje pues Dory, a pesar de sus pérdidas de memoria a corto plazo, consigue superarse ante cada situación que se le presenta.