jueves, 30 de junio de 2016

Dulces sueños, mamá (Goodnight Mommy)

Una noche de verano estaba en mi casa con mi mejor amiga y decidimos ver una película de miedo, elegí esta porque había tenido muy buenas críticas pero conforme avanzaba la cinta mi amiga se arrepentía de haberla empezado, no porque fuera mala si no porque transmitía un poco de miedo incómodo. Aún así la continuamos y nos sorprendimos con sus escenas y su historia.

Una buena película de miedo suele caracterizarse por tener sustos o jumpscares y un ambiente aterrador, en este caso olvidémonos de los sustos y adentrémonos en la historia de esta familia. Un ambiente silencioso, y particularmente incómodo entre los hijos y la madre, crea una sensación de terror que hará helarte las venas en ciertos momentos. Este ambiente es interrumpido en múltiples ocasiones por preciosas escenas que muestran un paisaje mezclado con una preciosa luz del sol y un color característicos de una pintura paisajística, en el que puedes tomar un breve respiro, aunque esta contraposición de escenas es otra de las causas que crean un ambiente inesperado y por lo tanto un ambiente de terror, siendo este una variante del que conocemos y no sólo un terror con fantasmas, demonios y cosas paranormales.

La banda sonora pasa desapercibida, no por ser nula si no por mimetizarse de forma tan genial con el resto de los apartados técnicos de la película, aún así no deja de ser la típica música que acompañan a las películas de miedo y suspense, aunque está dotada de cierta originalidad.

miércoles, 29 de junio de 2016

Kung Fu Panda 3


Una semana después de terminar los exámenes de la universidad decidí ir con dos amigas al cine de verano, un lugar barato, fresquito y relajante en comparación con los cines normales. Además, este año han remodelado el cine y tienen un nuevo proyector en HD que se veía de lujo, como si se tratara del cine normal. De esta forma acabamos yendo a ver Kung Fu Panda 3, a pesar de que las dos anteriores no me gustaron tanto como para continuar viendo las próximas películas de este oso panda.

Al final resulta que disfruté como un niño, me alegré de haber ido a verla, sin duda es la mejor de las tres películas que existen hasta la fecha.

Como un buen conocido mío de la literatura de suspense (y que existió de verdad) dice: "vayamos por partes". Hay dos aspectos fundamentales que debo resaltar y que me impresionaron durante todo el transcurso de la película: el apartado visual y la música.

Esta película, a diferencia de las otras dos, es mucho más alegre e infantil pero aún así capta la atención de adultos (los pocos que había en la sala) y niños, esto lo consigue gracias a una paleta de colores preciosa, resaltando unos colores sobre otros y creando un ambiente y un paisaje maravilloso. Pero lo que de verdad le da personalidad a la película es la mezcla del 2D y el 3D: la forma en la que para contar el pasado utilizan las dos dimensiones es muy bonita y, además, conforme avanza la película el 2D y el 3D se unen creando unas escenas que con su color y con su luz merecen la pena ser disfrutadas.